Tema 2.- El pecado y el mal, un reino sin Dios - El pecado es contrario al amor / Por Arturo López

Publicado en Seminario de Vida en el Espíritu Santo.

Meditación en vídeo grabada en directo

DESCARGAR

Si no se carga el vídeo pincha AQUÍ

8 de mayo de 2013.- (Camino Católico) La meditación la realiza Arturo López Martos, laico casado y padre de dos hijos, miembro de la Comunidad Familia, Evangelio y Vida,  quien prosigue con esta segunda  enseñanza el Seminario de Vida en el Espíritu, al final del cual se orará por la Efusión del Espíritu Santo.  En la carta a los Romanos 3, 23 dice que “todos pecaron y están faltos de la Gloria de Dios”. El pecado es contrario al amor de Dios. Nos impide acoger la gracia que el Señor pone a nuestro alcance a cada momento amándonos como seres únicos. Debemos arrepentirnos y reconocer nuestro pecado para recibir el inmediato perdón del Señor. Tomar conciencia en la oración de nuestros pecados es la única forma de poder crecer en la vida espiritual cumpliendo la voluntad de Dios. Arturo López también participa de las reuniones de plegaria del grupo de oración Familia, Evangelio y Vida de la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Vilanova i la Geltrú, Barcelona, España, donde ha sido grabada en directo esta enseñanza, el lunes 6 de mayo de 2013.

Textos complementarios para poder realizar, profundizar, y orar el Seminario de Vida en el Espíritu

Tema 2.-  El pecado y el mal, un reino sin Dios:

 [19]. De hecho no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. [20]. Por lo tanto, si hago lo que no quiero, eso ya no es obra mía sino del pecado que habita en mí.

Rm 7, 19 – 20

[23]. Pues todos pecaron y están faltos de la Gloria de Dios.

Rm 3, 23

Dios-Amor es Dios-Perdón

El amor de Dios por cada uno de nosotros es algo innegable. Es un amor que no se aprende sino que se conoce, y esto sólo a través de la experiencia personal. Precisamente, una de las formas en que se manifiesta ese amor libre e incondicional de Dios por nosotros, es su misericordia. Quien descubre el rostro misericordioso de Dios, que nos da mucho más de lo que merecemos, puede decir que ha tenido una experiencia incuestionable del amor de Dios.

Hagamos entonces un breve ejercicio de nuestra memoria, y tratemos de recordar cuáles son los momentos de nuestra vida en los que hemos experimentado con mayor fuerza el amor misericordioso de Dios.

Los hechos o momentos vividos que más vendrán a nuestra mente, serán, no cabe duda, aquellos en los que fuimos objeto del perdón de Dios, nuestro Padre. Mediante su perdón, es quizás la manera más frecuente en que Dios nos muestra su misericordia infinita que va más allá de todo cálculo de nuestra parte. Y decimos que es la manera más frecuente, pues es un hecho el que necesitamos continuamente del perdón misericordioso de Dios.

Nuestras continuas faltas contra la justicia y la caridad nos hacen sentir lo muy necesitados que estamos de esa misericordia divina.

Precisamente, este encuentro con Dios-Perdón, nos permite darnos cuenta de quiénes somos y cuán alejados hemos estado de Él. Nos permite ver la raíz de nuestros problemas: el pecado en sí.

La luz de Dios nos hace reaccionar; como cuando un ciego empieza a ver y con ello a reconocer todo lo que hay a su alrededor. Así, nosotros, iluminados y sin vendas en los ojos, podemos ser conscientes de quiénes somos, de nuestra realidad y de las mise­rias que llevamos dentro. El ser conscientes de todo esto nos per­mite damos cuenta de todo lo que nos aleja de la experiencia del amor de Dios, porque el pecado nos aleja de Dios.

El hombre rechazó el amor de Dios

Tanto nos amó Dios que nos dio a su Hijo Jesucristo. Como Dios-Amor que es, se dio y se da a los que ama, a nosotros que somos sus hijos. Pero ante este darse de Dios, la respuesta del hombre no fue la aceptación alegre y agradecida. Fue el rechazo:

“Pero el hombre, ya desde el comienzo, rechazó el amor de su Dios; no tuvo interés por la comunión con Él. Quiso construir un reino en este mundo prescindiendo de Dios. En vez de adorar al Dios verdadero, adoró ídolos, las obras de sus manos, las cosas del mun­do, se adoró a sí mismo. Por eso, el hombre se desgarró interiormen­te. Entraron en el mundo el mal, la muerte, la violencia, el odio y el miedo. Se destruyó la convivencia fraterna” (Puebla 185).

A veces solemos emplear palabras acomodadas para maquillar nuestras verdaderas intenciones. Decimos entonces que aún no estamos preparados para seguir a Dios, que quizás no es tan peca­do como algunos creen, que eso es propio de personas escrupulo­sas que todo lo ven malo, que somos humanos, que todo el mundo lo hace, que tenemos nuestras limitaciones y no nacimos con la capacidad o predisposición que tienen algunos para hacer el bien, y tantas otras frases que empleamos cuando nos sentimos interpe­lados por Dios y nuestra conciencia.

El mal está tan extendido en el mundo, que al pecado le damos poca importancia. Inclusive, para muchos simplemente no existe, habiendo esa palabra desaparecido de su conciencia. Lo que es pecado, lo es aquí y en todas partes, ahora, hace dos mil años y dentro de tres mil. En vez de perder nuestro tiempo buscando excusas que aparen­ten tener algún sentido y lógica, reconozcamos la verdad: hemos rechazado a Dios, le hemos dado la espalda. Y este pecado es re­beldía: “El que peca demuestra ser un rebelde; todo pecado es rebeldía” (1 Jn 3, 4).

Con pleno conocimiento de lo que hacíamos, empezamos a cons­truimos un reino, nuestra vida, en el que rechazamos la majestad de Dios y nosotros usurpamos su lugar.

Despreciamos su amor, su perdón, su gracia, su amistad, la vida de su Hijo Jesucristo, la salvación que nos ofrece. Cambiamos, como Esaú, nuestros derechos como hijos por un plato de lente­jas. Preferimos criar cerdos que formar parte de la familia de nuestro Padre. Ese es un rechazo injustificable. Ni todo el oro, ni la fama, ni el poder del mundo pueden compararse con lo que Dios nos ofre­ce. No dejamos al Hijo de Dios nacer en nuestro corazón y lo man­damos al establo.

Hasta nos hicimos una imagen de ser muy religiosos y devotos, y logramos engañar a muchos que creían que éramos un ejemplo digno de seguir. Pero en realidad todo no era más que apariencia, una máscara que encubría nuestra actitud de rebeldía hacia Dios. Decíamos que Dios existe pero no le quisimos servir ni obedecer. Con los labios le decíamos “tú eres Dios “, pero con nuestros he­chos le decíamos “no te serviré “. Ni siquiera le quisimos agrade­cer por lo que nos daba. Todo el amor que nos dio y todo lo que hizo nos pareció poco, y le respondimos con nuestra cruel indife­rencia.

Nos sentimos muy seguros de nosotros mismos, muy dueños de nuestras potencialidades, muy fuertes, inteligentes... y sintiéndonos autosuficientes nos desligamos de él. No hubo de nuestra parte interés por la comunión con Dios. No nos parecía “conveniente”.

Heredamos el pecado de Adán y lo multiplicamos, dándole for­ma propia: la nuestra. Pensamos que podíamos vivir sin Dios, que podíamos hacerlo todo por nuestra cuenta sin consultarle a él para nada. Queriendo construir un reino en este mundo prescindiendo de Dios, hicimos todo según nuestra “sacrosanta” voluntad y no la suya.

En vez de adorar al Dios verdadero, adoramos ídolos que ter­minaron por empobrecemos. Estos ídolos eran obras de nuestras manos, de nuestra inteligencia y técnica, que nos llenaron de orgu­llo, y las adoramos. En fin, nos adoramos de esa forma a nosotros mismos, siendo infieles a la alianza de amor con Dios.

Hoy encontramos personas que dicen que todo lo que tienen lo han logrado por sí mismos, por su talento, inteligencia, creativi­dad, pensando que todo eso es muy suyo y que nadie se lo puede quitar. No tienen nada de qué arrepentirse. Qué lejos están de pen­sar que en cualquier momento, si Dios quiere, o como consecuen­cia de sus propios errores, lo pueden perder todo: un infarto, un derrame cerebral, un fracaso económico, un accidente grave, la infidelidad o alejamiento de quien más queríamos y poníamos nuestras esperanzas, una catástrofe de la naturaleza... pueden ha­cer que todo se venga abajo como un castillo de arena, y con él, toda nuestra seguridad.

Por esa desobediencia, “el hombre se desgarró interiormente “. Cuando examinas tu propio corazón, descubres tu inclinación hacia el mal, y que esto no tiene su origen en tu Padre, que es bueno.

Hay una lucha dramática dentro de ti, entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas, entre la vida y la muerte.

El pecado no nos hace felices ni nos da la paz que necesitamos. Más bien nos somete, nos pone fuertes cadenas de las que nos es cada vez más difícil libramos.

Nos sentimos entonces infelices y engañados, pues rechazamos lo realmente bueno y perdurable, por ir tras una ilusión de satisfacción temporal que se desvaneció apenas caímos en la trampa. La manzana, tan atractiva por fuera, estaba podrida por dentro. Y nosotros, creyéndonos muy “astutos”, nos la comimos.

“Pensamos que podíamos vivir sin Dios, que podíamos hacerlo todo por nuestra cuenta sin consultarle a él para nada”  (Mt. 21, 33— 43).

Sufrimos cuando experimentamos cualquier mal. Y el peor mal que podemos sufrir es el provocado por el pecado, pues nos aleja de Dios. Divididos e incapaces de resistir solos, andamos sumisos y resignados por la senda que nos conduce a la esclavitud del pe­cado. Se cumplen entonces las palabras de Cristo: “El que vive en el pecado es esclavo del pecado” (Jn 8, 34).

Nada de lo que hemos logrado apartados de Dios nos da felici­dad. Interiormente nos sentimos insatisfechos con nosotros mis­mos y con lo que logramos, a pesar de la acumulación de bienes, riquezas, fama, éxitos, etc. Después de todo, nos volvimos a en­frentar con nuestra miseria.

Finalmente, llegamos al momento de recibir nuestra paga por lo que hicimos. Y nuestro salario justo y merecido, es la muerte:

“El pecado paga un salario, y es la muerte” (Rm. 6, 23). Cosecha­mos de lo que sembramos. Y aprender esta ley en carne propia resulta a veces muy doloroso.

El pecado

Al meditar sobre el problema del mal en el mundo, encontra­mos que la causa primera, lo que impide que en nosotros se mani­fieste el amor de Dios y se realice su plan de felicidad, es el PE­CADO. Es como si el pecado fuera un paraguas que no nos permi­te mojamos con el agua viva del amor de Dios. Cierra la puerta al amor y a la bendición de Dios, y no conforme con eso, hace entrar por él en el mundo el mal, la muerte, la violencia, el odio y el miedo.

¿Qué es el pecado? Es una falta contra la justicia o el amor —o ambas a la vez—, hacia Dios, nuestro prójimo o hacia nosotros mis­mos. Es seguir el camino equivocado, sabiendo o suponiendo que lo es. Es preferir las tinieblas y aborrecer la luz (Cf. Jn 3, 19—20).

Es un acto humano voluntario que produce daño, no sólo con­tra la persona hacia la que va dirigido el mal, sino contra el mismo que peca. Precisamente, por ser un acto voluntario, es que decimos “por mi culpa, por mi gran culpa “.

Conozcamos lo que señala el Catecismo de nuestra Iglesia en su definición de pecado:

“El pecado es una falta contra la razón, la verdad, la conciencia recta; es faltar al amor verdadero para con Dios y para con el prójimo, a causa de un apego perverso a ciertos bienes” (Cal. N0 1849).

El pecado no está solamente en hacer algo evidentemente malo, también es pecado cuando nos encerramos egoístamente en nues­tros propios problemas sin abrimos a Dios y a los demás herma­nos.

El pecado destruye no sólo la dignidad humana, sino la vida divina en el hombre, lo cual es el mayor daño que una persona puede inferirse a sí misma y a los demás. Lo rebaja, humilla, alie­na y desintegra. Quiebra su dignidad e identidad, su realeza propia como hijo de Dios, y le quita el sentido a su vida.

Por ello, no es tan reprochable caer en pecado como vivir en pecado.

Lo grave está no tanto en los pecados aislados o crónicos que vamos cometiendo, sino en que en la medida en que llevamos esa vida, nos vamos alejando del plan de Dios para nosotros. Su pro­yecto para cada uno se deja de cumplir, porque nos salimos de su camino para escoger ir solos por la senda que nos atraía más, y que finalmente nos conduce hacia la muerte y la soledad. La gracia que dejamos de recibir y el bien que dejamos de hacer, es lo que más debe entristecemos.

A menudo, apenas hemos cometido una falta, nos arrepentimos y sentimos haberla realizado; en cambio, vivir en el pecado es vivir en la mentira, es guardar porfiadamente un orgullo, un apego a nuestros criterios personales y egoístas que no nos permite en­trar en los caminos de Dios, aún cuando llevemos una vida exte­riormente correcta.

En el Antiguo Testamento vemos el drama del amor de Dios que promete al hombre un nuevo espíritu, una nueva alianza escri­ta, no sobre tablas de piedra, sino en su corazón de carne; es decir, el Señor intenta vivir con su pueblo una bella relación de amor, la cual es rota una y otra vez por el hombre por medio del pecado. El Señor se convierte entonces en el marido engañado por su pueblo, que somos nosotros.

“He pecado mucho...”

Decimos en el acto penitencial de la Eucaristía que hemos pe­cado mucho, y eso es cierto. Lamentablemente cierto.

Para ser conscientes de ello tampoco necesitamos escarbar mucho en nuestra memoria. Sólo nos basta con recordar nuestras malas acciones recientes. Cada vez que hemos sido injustos con Dios, con los demás y con nosotros mismos, que no dimos a otros la ayuda que necesitaban, cada ofensa, desprecio, maltrato, burla, cada vez que jugamos con los sentimientos de quienes nos aman, cada acto violento, de palabra o de obra...

Algunos pueden sentirse a veces —o a menudo— muy “buenos”, pero precisamente estas personas son las que con frecuencia caen en las seducciones del maligno, como son: el creerse los mejores, el verse superiores a los demás; el estar muy seguros de uno mis­mo; el creer que ya están convertidos del todo; el quedarse en las cosas, medios, instituciones, métodos, reglamentos, y no ir a Dios.

La palabra de Dios en ese sentido es clara: “Pues todos pecaron y están faltos de la gloria de Dios” (Rm 3, 23). No llamemos “pe­cado” sólo a aquello que nos parece muy feo y que los otros hacen pero nosotros no. Dejemos de construimos una religión “a nuestra medida”, como si nos estuviésemos haciendo un traje, tomando del Evangelio sólo lo que nos conviene. Si tenemos una doble moral, complaciente con nosotros mismos, útil sólo para “tapar” nuestras suciedades, pintándolas exteriormente con el barniz del cumplimiento, estaremos consumando la obra del maligno en no­sotros: no darnos cuenta ni de lo malo que hacemos. Y lo peor no es el caer, sino el permanecer allí, en el suelo, sin querer levantarse.

Hemos pecado mucho, sí, pero eso significa -gloria a Dios por ello-, que necesitamos mucho de la misericordia y del perdón de Dios. La gracia de Dios no está tan lejos. Como dice el Pregón Pascual: “¡Feliz la culpa que mereció tal Redentor! “.

De pensamiento...

Cada uno tiene sus debilidades propias y por las que más fre­cuentemente cae en pecado. Y eso, el diablo muy bien lo sabe. Algunos, pecan preferentemente con el pensamiento; otros, de palabra; otros, de obra y también hay los que mayormente pecan por omisión.

Pecamos con el pensamiento cuando deseamos lo que es malo u opuesto al plan de Dios. Cuando nos apegamos a los bienes ma­teriales como el dinero y objetos; o a las personas, o también hábi­tos nocivos, como algún vicio (alcohol, drogas, juego compulsivo). Cuando le damos el corazón a algo o alguien que no es Dios, desplazándolo para poner en su lugar lo temporal, pecamos con nuestro pensamiento.

También lo hacemos cuando le deseamos mal a alguien. Cuan­do quisiéramos que le vaya mal en las cosas que hace; cuando disfrutamos imaginando a esa persona caída en la desgracia y des­esperación. ¿Cuántas veces alguien conversaba confiadamente con nosotros, sin imaginarse que nosotros le estábamos deseando el mal?

Pecamos también con nuestro pensamiento cuando, arrastrados por nuestra malicia, pensamos siempre lo peor de las demás personas. Cualquier cosa que los otros hacen, le vemos el lado malo y perverso, la segunda intención. En vez de ver a los demás con corazón limpio, nos decimos al ver pasar a alguien: “Ahí va fulanita, la que hace años hizo tal cosa... “, o “allí está zutano, el borracho...  o “ése es mengano, el que engaña a su mujer... “. De esta forma, no vemos a las personas como tales, sino que les ponemos adjetivos, las calificamos, les añadimos nuestro prejuicio y así quedan marcadas para nosotros.

Pecar con el pensamiento también es consideramos superiores a los demás, o dicho de otro modo, creer —equivocadamente— que los demás tienen menos valor que nosotros. El despreciar en nues­tro corazón a alguien, así éste no se entere, es signo de vana sober­bia y orgullo.

En fin, ¿cuántos de nuestros conocidos nos ven “actuar” siem­pre tan correctamente, sin saber lo que en realidad llevamos en mente?, pues muchos hemos desarrollado la habilidad de aparen­tar virtudes que no tenemos y de camuflar nuestras verdaderas intenciones. Pidamos perdón al Señor por ello.

De palabra...

La lengua puede servir para mucho bien, pues por el Bautismo fuimos llamados a anunciar el Evangelio a toda la creación (Cf. Mc. 16, 15), pero también puede tomarse muy peligrosa y ser capaz de iniciar un incendio de pasiones y divisiones.

La carta de Santiago es muy clara en ese sentido. Nos llega a decir que “el que no peca en palabras es un hombre perfecto de verdad, pues es capaz de dominar toda su persona” (Stg. 3, 2). Y añade que con la lengua “bendecimos a nuestro Señor y Padre y con ella maldecimos a los hombres, hechos a imagen de Dios. De la misma boca salen la bendición y la maldición. Hermanos, esto no puede ser así. ¿Es que puede brotar de la misma fuente agua dulce y agua amarga? (Stg 3, 9—11).

Las palabras hieren muchas veces más que los golpes. Cada vez que alguien esperaba quizás una palabra de aliento o felicita­ción de nuestra parte, y recibió a cambio nuestro insulto, una gro­sería, una injusta recriminación, o le hemos dicho a alguien, por un error cometido, que no servía para nada, hemos pecado con la lengua.

La murmuración es otra debilidad de muchos y que el diablo también conoce muy bien. Es el arma que más frecuentemente utiliza para dividir familias, amigos, grupos de oración o comuni­dades de todo tipo. Sólo tiene que utilizar a quienes tienen esta debilidad y la división está garantizada. Con nuestras palabras podemos sembrar la desconfianza de alguien ante terceras perso­nas, diciéndoles cosas falsas o parcialmente ciertas, pero que igual­mente dañan y dividen.

Sigamos el consejo de la palabra de Dios: “Sean prontos para es­cuchar, pero lentos para hablar y enojarse” (Stg 1,19). Hagamos como nos pide Pablo: “Bendigan a quienes los persigan; bendigan y no mal­digan” (Rm 12, 14). “No salga de sus bocas ni una palabra mala, sino la palabra que hacía falta y que deja algo a los oyentes” (Ef. 4, 29).

Pero pecar con las palabras no sólo es decir groserías. Es tam­bién decir palabras hirientes y proponer cosas indecentes a los demás. Cada vez que tratamos de convencer a otro de hacer lo malo, hablándole suavemente al oído, haciéndole creer que no es pecado, que es algo “normal” o una debilidad sin importancia, le estamos conduciendo al pecado, y debemos pedir perdón al Señor por ello.

Cada vez que formamos mal a un niño o un joven, que puede ser incluso un hijo o familiar nuestro, y les dijimos: “Si alguien te hace algo malo, devuélveselo peor”, o “haz con tu vida lo que quieras, y tú no te metas en la mía”, o trastocamos los valores en la mente de alguien que es muy joven, haciéndole creer que eso es algo permitido e incluso aconsejable, hemos pecado y debemos pedir perdón al Señor.

Debemos pedir perdón igualmente al Señor por las mentiras que decimos. Por las veces que engañamos a los demás, incluso haciendo nacer en otras personas una ilusión, y luego las defrau­damos, haciéndoles luego perder la confianza en las palabras de las personas, pidamos perdón al Señor.

De obra...

Es tanto lo que podemos hacer y que ofende a Dios, a nuestro prójimo como a nosotros mismos, que la lista sería interminable.

Reflexionemos simplemente sobre la armonía que debe haber entre lo que creemos y lo que hacemos. Si decimos que creemos en Dios, ¿por qué con nuestros hechos no lo demostramos a los demás? ¿Acaso no nos hemos dado cuenta de la importancia del testimonio de vida, de que nuestro comportamiento habla muchas veces más que mil palabras?

No desliguemos nuestra fe, nuestra “vida religiosa”, de nuestra vida diaria, de lo que hacemos cotidianamente. No pongamos una frontera entre nuestra fe y nuestra vida, pues la fe debe impregnar toda nuestra vida. No existe razón para este divorcio.

Recordemos que lo que es pecado siempre lo es. No creamos que porque otros también lo hacen es menos malo, o llega Dios a aceptarlo “por mayoría de votos”.

La prostitución, las borracheras, las llamadas “coimas”, el no pagar impuestos, el ocultismo, el juego compulsivo, la mentira, la infidelidad, el divorcio mismo, están muy extendidos a nivel so­cial, y por ello para muchos llega a ser algo aceptable, y pensamos que el problema debe de ser de Dios, quien no se ha modernizado. El pecado no es signo de progreso, ni de avance, ni evolución. La vida amoral nos degrada, nos hace retroceder.

Tampoco pensemos que por ejercer determinada profesión u oficio, estamos exentos de hacer una valoración moral de lo que hacemos, como si estuviésemos más allá del bien y del mal.

Hay trabajadores de la salud, por citar un ejemplo, que dicen que cuando están en el quirófano, ejercen la ciencia, y por tanto, no cabe emplear en ese caso la moral y la fe, por lo que practican sin remordimientos abortos. No podernos decir en ningún caso:

“Ése es mi trabajo, mi profesión “, como si ello nos justificara para hacer cualquier tipo de daño a los demás. No somos máqui­nas insensibles. Por el contrario, el trabajo debe dignificar al hombre y conducirlo a su plena realización como persona y como cristiano.

Un pecado grave contra la fe es el acudir a fuentes ocultas. Hay quienes por ignorancia piensan que no es malo consultar las car­tas, ir donde los brujos para averiguar su “destino”, llevar amule­tos, participar de prácticas de hechicería, y lo hacen porque tienen quizás miedo al futuro y ese temor no es otra cosa que el resultado de vivir lejos de Dios y sin confiar en él.

De omisión...

Pero no sólo hay pecados de acción, sino también de omisión, es el bien que voluntariamente dejamos de hacer.

La mano que dejamos estirada, la persona desesperada que quedó sin nuestro consejo, el testimonio que dejamos de dar, el error que no hicimos ver, la necesidad de otros que no cubrimos pudiendo hacerlo, simplemente por mantenemos tranquilos y apacibles, lo cual también indica temor de nuestra parte.

Recordemos la parábola de Lázaro y el rico (Cf. Lc. 16, 19—31). ¿Qué pecado cometió este rico que fue a dar al infierno, mientras Lázaro estaba feliz cerca de Abraham? Fue el pecado de omisión. El rico, según la parábola, fue indiferente a ese hombre que veía todos los días delante de la puerta de su casa, pudiendo darle aun­que sea unas migajas de pan. Ese es el gran pecado de omisión, que podemos estar cometiendo al ser indiferentes, indo­lentes a las necesidades de los demás, consintiendo el pecado y la injusticia en vez de luchar por cambiar esa situación.

Sólo pensemos en la actual situación de nuestra Iglesia y nues­tra sociedad, en las carencias que hay. Pues esto se debe a nuestra injustificable pasividad, porque declinamos a nuestra misión de ser luz del mundo y sal de la tierra, para “dejarle el problema a otros”.

Veamos también nuestra actual situación y preguntémonos si le hemos dicho “sí” a la voluntad de Dios en nuestra vida, y sí le permitimos cumplir su proyecto en nosotros. Quizás por ello mu­chas veces hemos preferido no escucharle cada vez que sentimos que nos hablaba y hasta nos gritaba al corazón, y nos ocupamos en hacer cosas, incluso religiosas, y le dijimos de alguna forma: “Dis­culpa, Señor, no me interrumpas; ¿no me ves que estoy rezando?”

Dimensión social del pecado

No se puede dejar de considerar la dimensión social que tiene el pecado. Sabemos que nuestras acciones, nuestras actitudes y criterios repercuten no sólo en nuestra vida personal, sino en nuestra vida social y comunitaria, afectando a los demás, a nuestra familia, a nuestra comunidad.

Así también el pecado afecta a todo el entorno social del hom­bre. Por eso, no podemos decir: “Yo hago lo que quiero y porque quiero “.

El pecado hace que la familia y la sociedad entera paguen las consecuencias del drogadicto, del borracho, del corrupto, del egoís­ta, del avaro, del usurero, del libertino, del machista que abandonó a su familia, del empresario que paga mal a sus trabajadores, etc., cumpliendo así la conocida frase: “Justos pagan por pecadores “.

La misericordia de Dios

El Señor nos dice en su palabra que donde abunda el pecado, sobreabunda también la gracia de Dios (Cf. Rm 5, 20). La miseri­cordia es una cualidad dominante de Dios, incluye en ella la com­pasión, la ternura, la tolerancia, la paciencia, clemencia, piedad.

En Dios encontramos a ese Padre bondadoso que está espe­rando con los brazos abiertos nuestro retomo a la casa paterna a través de la conversión. Pero para ello es necesario el arrepenti­miento de nuestra parte.

Ese arrepentimiento no sólo es fundamental para el hombre, sino un mandato de Dios. Si el arrepentimiento fuera algo opcio­nal para nosotros, entonces no tendría razón de existir el infier­no. Pero el Señor no nos forzará a arrepentimos.

La prueba de que Dios nos ama es precisamente que envió a su Hijo Jesucristo, quien murió por todos, no porque seamos santos, sino por todo lo contrario: “Dios nos ha mostrado su amor ya que cuando aún éramos pecadores Cristo murió por nosotros” (Rm 5, 8).

El sentido de hacer todo este recuento de nuestras faltas, infidelidades y miserias no ha sido el de culpamos de todo. Debemos, si, sentirnos culpables, pero de lo que realmente hemos hecho. Y arrepintámonos de ello, porque ¿cómo podremos experimentar el perdón de Dios si no nos arrepentimos? Así como el hijo pródigo tuvo que reaccionar y regresar humillado y sin condiciones a la casa paterna arrepintámonos por lo malo que hemos hecho hasta el día de hoy y volvamos a Dios nuestro Padre.

Por mucho que le hayamos fallado al Señor, no pensemos que Él nos rechazará; conozcamos por ello las promesas que nos hace en su palabra:

“Aunque tus pecados sean de un rojo intenso, se volverán blancos como la nieve; aunque sean rojos como la púrpura, quedarán como lana blanca”

Is. 1,18

“Pero si confesamos nuestros pecados, El que es fiel y justo, nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad… Hijitos míos, les he escrito esto para que no pequen, pero si uno peca, tenemos un defensor ante el Padre, Jesucristo el Justo

1 Jn 1, 9; 2,1

Busquemos con fe el perdón y la misericordia de Dios, sobre todo a través del sacramento de la Reconciliación y pidámosle en este momento que nos renueve y transforme totalmente.

Conclusión del tema

• Nosotros escogimos construir nuestra vida de espaldas a Dios, haciéndonos el centro de nuestra atención.

• Debido a ello, terminamos esclavizados por el pecado y las co­sas del mundo. La consecuencia del pecado es la muerte.

• Arrepintámonos de corazón, para así vivir en gracia de Dios, como verdaderos hijos suyos.

Citas Bíblicas

EL PROBLEMA DEL MAL Y EL PECADO

[19]. De hecho no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. [20]. Por lo tanto, si hago lo que no quiero, eso ya no es obra mía sino del pecado que habita en mí.

Rm 7, 19 – 20

[23]. Pues todos pecaron y están faltos de la Gloria de Dios.

Rm 3, 23

El amor de Dios y la sociedad actual

Sociedad.-

Crímenes, guerras, injusticia, suicidios, discriminación, abortos, prostitución, hambre, muertes, opresión, robos, pobreza, enfermedad, violencia, narcotráfico.

Familia.-

Divorcios, riñas, malnutrición, violación, incomprensión, incesto, separación, falta de amor, relaciones fuera del matrimonio, hijos rebeldes, asesinato, mortalidad infantil, matrimonio por interés, infidelidad, hijos no queridos.

Personal.-

Desequilibrio emocional, soledad, drogas, celos, suicidios, angustia, limitaciones odio rivalidades falta de dinero, tristeza, autoestima, rencor, locura, falta de trabajo.

Amor de Dios y pecado

[13]. Doble falta ha cometido mi pueblo: me ha abandonado a mí, que soy manantial de aguas vivas, y se han cavado pozos, pozos agrietados que no retendrán el agua.

Jr. 2, 13

El pecado.-

Contra ti, contra ti solo he pecado, lo malo a tus ojos cometí.

Sal 51,6

[14]. Jesús volvió a llamar a la gente y empezó a decirles: «Escúchenme todos y traten de entender. [15]. Ninguna cosa que de fuera entra en la persona puede hacerla impura; lo que hace impura a una persona es lo que sale de ella.

Mc 7, 14 – 15

[19].Del corazón proceden los malos deseos, asesinatos, adulterios, inmoralidad sexual, robos, mentiras, chismes. [20].Estas son las cosas que hacen impuro al hombre; pero el comer sin lavarse las manos, no hace impuro al hombre»

Mt 15, 19 – 20

[19].Es fácil reconocer lo que proviene de la carne: libertad sexual, impurezas y desvergüenzas; [20].Culto de los ídolos y magia; odios, ira y violencias; celos, furores, ambiciones, divisiones, sectarismo [21]. Y envidias; borracheras, orgías y cosas semejantes. Les he dicho, y se lo repito: los que hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios.

Gal 5, 19 – 21

[9] ¿No saben acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No se engañen: ni los que tienen relaciones sexuales prohibidas, ni los que adoran a los ídolos, ni los adúlteros, ni los homosexuales y los que sólo buscan el placer, [10].ni los ladrones, ni los que no tienen nunca bastante, ni los borrachos, ni los chismosos, ni los que se aprovechan de los demás heredarán el Reino de Dios.

1ª Cor 6, 9 – 10

[3].Y ya que son santos, no se hable de inmoralidad sexual, de codicia o de cualquier cosa fea; ni siquiera se las nombre entre ustedes. [4].Lo mismo se diga de las palabras vergonzosas, de los disparates y tonterías. Nada de todo eso les conviene, sino más bien dar gracias a Dios. [5].Sépanlo bien: ni el corrompido, ni el impuro, ni el que se apega al dinero, que es servir a un dios falso, tendrán parte en el reino de Cristo y de Dios.

Ef 5, 3 – 5

.Por tanto, hagan morir en ustedes lo que es «terrenal», es decir, libertinaje, impureza, pasión desordenada, malos deseos y el amor al dinero, que es una manera de servir a los ídolos. [6].Tales cosas atraen los castigos de Dios. [7].Ustedes siguieron un tiempo ese camino, y su vida era así. [8].Pues bien, ahora rechacen todo eso: enojo, arrebatos, malas intenciones, ofensas, y todas las palabras malas que se pueden decir.

Col 3, 5 – 8; [5]

[9].La Ley no fue instituida para los justos, sino para la gente sin ley, para los rebeldes, impíos y pecadores, para los que no respetan a Dios ni la religión, para los corrompidos e impuros, para los que matan a sus padres y para los asesinos; [10].para los adúlteros y los que tienen relaciones sexuales entre hombres o con niños, para los mentirosos y para los que juran en falso. Habría que añadir todos los demás pecados que van en contra de la sana doctrina,

1ª Tim 1, 9 – 10;

[19].Ya conoces los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no digas cosas falsas de tu hermano, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre»

Mc 10, 19

Plan de Dios para con el Hombre.-

[15]. Yavé Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara.

Gn 2, 15 – 17

[7].Hijitos míos, no se dejen extraviar: el que actúa con toda rectitud es justo como él es justo. [8].En cambio quienes pecan son del Diablo, pues el Diablo peca desde el principio.

1 Jn 3, 7-8A

Rebelión de los ángeles caídos.-

(7) Después hubo una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles lucharon contra en dragón. El dragón y sus ángeles pelearon (8) pero no pudieron vencer, y ya no hubo lugar para ellos en el cielo. (9) Así que fue expulsado el gran dragón aquella serpiente antigua que se llama diablo y satanás y que engaña a todo el mundo. El y sus ángeles fueron lanzados a la tierra.

Ap 12, 7-9

Pecado Original.-

(1)La serpiente era más astuta que todos los animales salvajes, que Dios el Señor había creado, y le preguntó a la mujer: ¿Así que Dios les ha dicho que no coman del fruto de ningún árbol del jardín? (2) y la mujer le contestó: podemos comer del fruto de cualquier árbol, (3) menos del árbol que está en medio del jardín. Dios nos ha dicho que no debemos comer ni tocar el fruto de ese árbol porque si lo hacemos, moriremos. (4) pero la serpiente le dijo a la mujer: no es cierto. No morirán (5) Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman del fruto de ese árbol, podrán saber lo que es bueno y lo que es malo, y que entonces serán como Dios. (6) La mujer vio que el fruto del árbol era hermoso, y le dieron ganas de comerlo, y de llegar a tener entendimiento. Así que cortó uno de los frutos y se lo comió. Luego le dio a su esposo y él también comió. (7) En ese momento se les abrieron los ojos, y los dos se dieron cuenta de que estaban desnudos. Entonces cocieron hojas de higuera y se cubrieron con ellas.

Gn 3, 1-7

Consecuencia del pecado original.-

(16) A la mujer le dijo: aumentaré tus dolores cuando tengas hijos, y con dolor les darás a luz pero tu deseo te llevará a tu marido, y él tendrá autoridad sobre ti (17) Al hombre le dijo: como le hiciste caso a tu mujer, y comiste del fruto del árbol del que te dije que no comieras, ahora la tierra, va a estar bajo maldición por tu culpa; con duro trabajo la harás producir tu alimento durante toda tu vida. (18) La tierra te dará espinos y cardos, y tendrás que comer plantas silvestres. (19) Te ganarás el pan con el sudor de tu frente hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste formado, pues tierra eres y en tierra te convertirás.

Gn 3, 16-19.

Principales pecados

Contra Dios

Idolatría.-

[31].Al volver Moisés donde Yavé le dijo: «Este pueblo ha cometido un gran pecado con estos dioses de oro que se hicieron.

Ex 32.31

Soberbia.-

[5].Es que Dios sabe muy bien que el día en que coman de él, se les abrirán a ustedes los ojos; entonces ustedes serán como dioses y conocerán lo que es bueno y lo que no lo es.»

Gn 3, 5

[21].El que desprecia a su prójimo comete un pecado; feliz el que tiene piedad de los desgraciados.

Pr 14. 21

Envidia.-

(23) En verdad, Dios creó al hombre para que no muriera, y lo hizo a imagen de su propio ser; (24) Sin embargo, por la envidia del Diablo entro la muerte en el mundo, y la sufre los que del diablo son.

Sb 2, 23-24

Mentira-

El padre de ustedes es el diablo; ustedes le pertenecen y tratan de hacer lo que el quiere. El diablo ha sido un asesino desde el principio. No se mantiene en la verdad y nunca dice la verdad. Cuando dice mentiras, habla como lo que es; porque es mentiroso y es el padre de la mentira.

Jn 8,44

Desobediencia.-

(8) El hombre y su mujer escucharon que Dios el Señor andaba por el jardín a la hora en que sopla el viento de la tarde, y corrieron a esconderse de Él entre los árboles del jardín (9) Pero Dios el Señor llamó al hombre y le preguntó: ¿Dónde estás? (10) El hombre contestó: Escuché que andabas por el jardín y tuve miedo, porque estoy desnudo, por eso me escondí. (11) Entonces Dios le preguntó: ¿Y quien te ha dicho que estás desnudo? ¿Acaso has comido del fruto del árbol del que te dije que no comieras? (12) El hombre contestó, la mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto y yo lo comí. (13) Entonces Dios el Señor le preguntó a la mujer: ¿Porque lo hiciste? Y ella respondió: la serpiente me engañó y por eso comí del fruto (14) Entonces Dios el Señor dijo a la serpiente por esto que has hecho maldita serás entre todos los demás animales. De hoy en adelante caminarás arrastrándote y comerás tierra.

Gn 3, 8-14

Contra el Espíritu Santo.-

[32] Al que calumnie al Hijo del Hombre se le perdonará; pero al que calumnie al Espíritu Santo, no se le perdonará, ni en este mundo, ni en el otro.

Mt 12, 32;

[29].En cambio el que calumnie al Espíritu Santo, no tendrá jamás perdón, pues se queda con un pecado que nunca lo dejará»

Mc 3, 29

[10].Para el que critique al Hijo del Hombre habrá perdón, pero no habrá perdón para el que calumnie al Espíritu Santo.

Lc 12, 10;

Blasfemia.-

(15) Entonces dirás a los hijos de Israel: cualquier persona que maldiga a su Dios cargará con su pecado; (16) El que blasfeme el nombre de YAHVEH será castigado de muerte, toda la comunidad lo apedreará.

Lev 24, 16

Contra tu prójimo

Lujuria.-

(2) Una tarde al levantarse David de su cama, y pasearse por la azotea del palacio real, vio desde ahí a una mujer muy hermosa que se estaba bañando. David mando que averiguaran quien era ella, y le dijeron que era Betsabé hija de Eliam y esposa de Urías el itita. David ordenó entonces a unos mensajeros que se la trajeran y se acostó con ella, después de lo cual ella volvió a su casa (5) La mujer quedó embarazada y así se lo hizo saber a David.

(14) David escribió una carta a Joab y la envió por medio de Urías (15) en la carta decía pongan a Urías en las primeras líneas donde sea mas dura la batalla, y luego déjenlo solo para que caiga herido y muera (26) Cuando la mujer de Urías supo que su marido había muerto, guardó luto por él (27) pero después que paso el luto, David mandó que la trajeran y la recibió en su palacio, la hizo su mujer y ella le dio un hijo. Pero al Señor no le agradó lo que David había hecho.

2 Sam 11, 2-5; 14-15; 26-27

[13].David dijo a Natán: «Pequé contra Yavé.» Natán le respondió: «Yavé por su parte perdona tu pecado y no morirás.

2º Sam 12.13

¿Acaso no saben ustedes que su cuerpo es parte del cuerpo de Cristo? ¿Y habré de tomar yo esa parte del cuerpo de Cristo y hacerla parte del cuerpo de una prostituta? ¡Claro que no! (16) ¿No saben ustedes que cuando un hombre se une con una prostituta, se hacen los dos un solo cuerpo? Pues la Escritura dice: Los dos serán como una sola persona (17) Pero cuando alguien se une al Señor, se hace espiritualmente uno con Él.

1 Cor 6, 15

Ira y celos.-

(8) Un día Caín invitó a su hermano Abel a dar un paseo y cuando los dos estaban ya en el campo, Caín atacó a su hermano Abel y lo mató (9) Entonces el Señor le preguntó a Caín ¿Donde está tu hermano Abel? Y Caín contestó no lo sé ¿Acaso es mi obligación cuidar de él? (10) El Señor le dijo ¿Porque has hecho esto? La sangre de tu hermano, que has derramado en la tierra me pide a gritos que yo haga justicia. (11) Por eso quedarás maldito y expulsado de la tierra que se ha bebido la sangre de tu hermano, a quien tú mataste.

Gen 4, 8-11

Avaricia.-

[19].Había un hombre rico que se vestía con ropa finísima y comía regiamente todos los días. [20].Había también un pobre, llamado Lázaro, todo cubierto de llagas, que estaba tendido a la puerta del rico. [21].Hubiera deseado saciarse con lo que caía de la mesa del rico, y hasta los perros venían a lamerle las llagas. [22].Pues bien, murió el pobre y fue llevado por los ángeles al cielo junto a Abraham. También murió el rico, y lo sepultaron. [23].Estando en el infierno, en medio de los tormentos, el rico levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lázaro con él en su regazo. [24].Entonces gritó: «Padre Abraham, ten piedad de mí, y manda a Lázaro que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque me atormentan estas llamas.» [25].Abraham le respondió: «Hijo, recuerda que tú recibiste tus bienes durante la vida, mientras que Lázaro recibió males. Ahora él encuentra aquí consuelo y tú, en cambio, tormentos. [26].Además, mira que hay un abismo tremendo entre ustedes y nosotros, y los que quieran cruzar desde aquí hasta ustedes no podrían hacerlo, ni tampoco lo podrían hacer del lado de ustedes al nuestro.» [27].El otro replicó: «Entonces te ruego, padre Abraham, que envíes a Lázaro a la casa de mi padre, [28]. A mis cinco hermanos: que vaya a darles su testimonio para que no vengan también ellos a parar a este lugar de tormento.» [29].Abraham le contestó: «Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen.» [30].El rico insistió: «No lo harán, padre Abraham; pero si alguno de entre los muertos fuera donde ellos, se arrepentirían.» [31].Abraham le replicó: «Si no escuchan a Moisés y a los profetas, aunque resucite uno de entre los muertos, no se convencerán»

Lc 16, 19 – 31;

Brujerías, hechicerías, espiritismo, cartas, guija y otros.-

[10]. Que no haya en medio de ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego; que nadie practique encantamientos o consulte a los astros; que no haya brujos ni hechiceros; [11]. Que no se halle a nadie que se dedique a supersticiones o consulte los espíritus; que no se halle ningún adivino o quien pregunte a los muertos. [12]. Porque Yavé aborrece a los que se dedican a todo esto, y los expulsa delante de ti a causa de estas abominaciones. [13]. Tú, en cambio, te portarás bien en todo con Yavé, tu Dios. [14].Esos pueblos que vas a desalojar escuchan a hechiceros y adivinos, pero a ti, Yavé, tu Dios, te dio algo diferente.

Dt 18, 10 – 14

Gula.-

(29) No abuses de todo lo que te gusta, no te abalances sobre la comida, (30) porque comer demasiado enferma y la gula produce indigestión (31) mucha gente se ha muerto por estos excesos, mientras que los que se moderan prolongan su vida.

Sir 37, 29-31

Pereza.-

Maldito el que ejecuta con flojera el trabajo que Yahveh le ha encomendado.

Jr 48,10

(10) Cuando estuvimos con ustedes les dimos esta regla: el que no quiera trabajar, que tampoco coma (11) Pero hemos sabido que algunos de ustedes, llevan una conducta indisciplinada, muy ocupados en no hacer nada (12) A tales personas, les mandamos y encargamos, por la autoridad del Señor Jesucristo, que trabajen tranquilamente para ganarse la vida.

2 Tes 3, 10-12

Impureza.-

[26].Por esto Dios dejó que fueran presa de pasiones vergonzosas: ahora sus mujeres cambian las relaciones sexuales normales por relaciones contra la naturaleza. [27].Los hombres, asimismo, dejan la relación natural con la mujer y se apasionan los unos por los otros; practican torpezas varones con varones, y así reciben en su propia persona el castigo merecido por su aberración

Ro 1. 26 – 27

Con la lengua, los labios o su boca.-

(5) Así también la lengua es algo pequeño, pero puede mucho; aquí tienen una llama que devora bosques (6) La lengua es un fuego, y es un mundo de maldad; rige nuestro organismo y mancha a toda la persona: el fuego del infierno se mete en ella y lo trasmite a toda nuestra vida (8) Pero nadie ha sido capaz de dominar la lengua. Es un azote que no se puede detener un derrame de veneno mortal, con ella bendecimos a nuestro Señor y Padre y con ella maldecimos a los hombres hechos a imagen de Dios. (10) De la misma boca salen la bendición y la maldición.

Stg 3, 5-10

(10) El que de veras quiera gozar la vida y vivir días felices, guarde su lengua del mal y que de su boca no salgan palabras engañosas

1 Pe 3, 10

Contra los padres.-

[19].Ya conoces los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no digas cosas falsas de tu hermano, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre»

Mc 10, 19

Oprimir al prójimo.-

[20].No maltratarás, ni oprimirás a los extranjeros, ya que también ustedes fueron extranjeros en tierra de Egipto. [21].No harán daño a la viuda ni al huérfano. [22].Si ustedes lo hacen, ellos clamarán a mí, y yo escucharé su clamor,

Ex 22, 20 – 22

[14].No explotarás al jornalero humilde y pobre, ya sea uno de tus hermanos o un forastero que se encuentre en tu tierra, en algunas de tus ciudades. [15].Le pagarás cada día, antes de la puesta del sol, porque es pobre y está pendiente de su salario. No sea que clame a Yavé contra ti, pues tú cargarías con un pecado.

Dt 24, 14 – 15

Resultado de vivir en pecado

Esclavitud.-

[34]. Jesús les contestó: «En verdad, en verdad les digo: el que vive en el pecado es esclavo del pecado.

Jn 8, 34

Enemistad con Dios.-

[2]. Sino que las maldades de ustedes han cavado un abismo entre ustedes y su Dios. Sus pecados han hecho que él vuelva su cara para no atenderlos.

Is 59, 2

Muerte.-

[36]. Pero el que me ofende atenta contra su vida, todos los que me odian eligieron la muerte"

Pr 8, 36

[23]. El pecado paga un salario y es la muerte. La vida eterna, en cambio, es el don de Dios en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Rm 6, 23

[20].Dijo entonces Yavé: «Las quejas contra Sodoma y Gomorra son enormes, y su pecado es en verdad muy grande. 19. [13].Vamos a destruir esta ciudad, pues son enormes las quejas en su contra que han llegado hasta Yavé, y él nos ha enviado a destruirla»

Gn 18, 20;

[56].El aguijón de la muerte es el pecado.

1º Cor 15. 56

Que hacer frente al pecado

Evitarlo.-

[2]. Aunque pequemos, somos tuyos, pues reconocemos tu poder; pero, sabiendo que somos tuyos, evitaremos el pecado.

Sb 15, 2

Buscar la fuerza en Cristo Jesús.-

[1]. En cuanto a ti, hijo, que tu fuerza sea la gracia que tienes en Cristo Jesús. [3]. Soporta las dificultades como un buen soldado de Cristo Jesús. [4]. El que se alista en el ejército trata de complacer al que lo contrató, y no se mete en negocios civiles. [5]. El atleta no será premiado si no ha competido según el reglamento.

2º Tim 2, 1.3 – 5

Dejarnos guiar por el Espíritu Santo y reconocer nuestro pecado

[41]. Jesús les contestó: «Si fueran ciegos, no tendrían pecado. Pero ustedes dicen: "Vemos", y esa es la prueba de su pecado»

Jn 9, 41

[8]. Cuando Él venga, mostrará claramente a la gente del mundo quien es pecador, quien es inocente, y quien recibe el juicio de Dios

Jn 16, 8

Respuesta de Dios frente al que confiesa su pecado

Te perdona y te da su Amor.-

[8]. El Señor es ternura y compasión, lento a la cólera y lleno de amor; [9] si se querella, no es para siempre, si guarda rencor, es sólo por un rato. [10]. No nos trata según nuestros pecados ni nos paga según nuestras ofensas.

Sal 103, 8 - 10

[9]. Pero si confesamos nuestros pecados, él, que es fiel y justo, nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad.

1º Jn 1, 9

[31].Vendrán a este lugar los que son acusados de algún crimen y juran que son inocentes. Cuando se presenten en esta Casa ante tu Altar, [32]. Escucha tú desde los cielos y haz justicia. Castiga al malo, haciendo recaer sobre él todo el mal que hizo; pero declara inocente al que obró rectamente, premiándolo según tu justicia. [33].Si los israelitas son derrotados por sus enemigos por haber pecado contra ti, pero luego vuelven a ti y confiesan su pecado, rogando y suplicando en esta Casa, [34]. Escúchalos desde el cielo y perdona el pecado de Israel. Devuélvelos a la tierra de sus padres.

1º R 8, 31 – 34

Confesión

[4]. Que mi alma quede limpia de malicia, purifícame tú de mi pecado.

Sal 51.4 51

Oración

[4]. Que mi alma quede limpia de malicia, purifícame tú de mi pecado.

Sal 51, 4

Padre amado: Hoy me has dado la gracia de arrepentirme de todos los pecados que he cometido a lo largo de mi vida.

Me duele profundamente en el corazón haberte ofendido, y sé que por estos pecados injustificables merezco un castigo.

Perdóname por haber sido rebelde y desagradecido contigo. Perdóname por rechazar tu amor incondicional, por no tener in­terés en la comunión contigo, y construirme un reino meramente terrenal del cual tú estabas excluido, haciendo entrar en mi vida, en mi familia y en el mundo: el mal, la muerte, la violencia, el odio y el miedo.

Estoy profundamente arrepentido de mis pecados de pensamiento, palabra, obra y omisión, de los cuales me siento plenamente responsable, y pido tu perdón misericordioso, pues con todo esto te he ofendido a ti, Padre amado, que eres infinitamente bueno.

Renuncio, por ello, a toda forma de pecado en mi vida, y a seguir siendo su instrumento para dañar a los demás.

Líbrame, Señor de este mal, y concédeme la paz que necesito, para que ayudado por tu misericordia viva siempre libre del peca­do y de su esclavitud.

Por esto, Padre, hoy vuelvo a ti y me propongo no pecar más. Dame, Señor tu gracia y tu fortaleza para cambiar todo aque­llo que debo cambiar Te entrego, Señor todas mis debilidades, y me abandono en tus brazos de amor. Derrama sobre mí, Señor, la sangre redentora de tu Hijo amado, para que así quede purificado de toda maldad.

Llena, Señor, todos los vacíos que hay en mi corazón y que vanamente he tratado de llenar con todo lo malo que he hecho.

Gracias, Padre amado, porque tú me recibes con los brazos abiertos y te alegras con mi regreso. Gracias, porque me amas tal como soy, y me das una nueva oportunidad.

Permite, Señor, que pueda vivir siempre en tu gracia y disfru­tando de tu amistad, para que así pueda alabarte y bendecirte sin cesar viviendo continuamente en tu presencia.

Gracias por todo lo que ya estás haciendo en mí. Gracias, Se­ñor y bendito seas..., en el nombre de Jesús,

Amén

Cuestionario

1.-    ¿Por qué no vivimos la vida de Dios? (Romanos 3, 23)

 

2.-    ¿Qué entró en el mundo por el pecado? (Según Puebla 185).

 

3.-    ¿Qué es lo que el pecado destruye?

 

4.-    Según lo que has escuchado en el tema, ¿cuáles son las cuatro maneras en que faltamos a Dios?

 

5.-    El que comete pecado es un  (Juan 8, 34).

 

6.-    Define qué es pecado para ti:

 

7.-    ¿Qué entiendes por la frase: “Justos pagan por pecadores”?

 

8.-    Responde Verdadero (V) o Falso (E)

 

El hombre se puede salvar por sí mismo

 

El egoísta hace sufrir porque sufre

 

El pecado produce vacío y tristeza

 

El pecado es la verdadera felicidad del hombre

 

9.-    Une las dos columnas indicando a qué pecado corresponde la cita bíblica:

 

• De pensamiento          Rm 1, 18

• De palabra      Lc 6, 46

• De obra           Jn 8, 15

• De omisión     Ef 4, 29

 

10.- ¿Has puesto tu confianza alguna vez en la lectura de las cartas, curanderismo, brujería, horóscopos, amuletos, adivinación o cualquier otra forma de ocultismo, aunque sea por curiosidad o por juego?

 

11.- ¿Ya renunciaste formalmente a todo ello?

Reviw on bokmaker Number 1 in uk http://w.artbetting.net/ William Hill
Full Reviw on best bokmaker - Ladbrokes http://l.artbetting.net/ full information

Y además...

 

Copyright © 2013 - Camino Católico
Desarrollado por VE Multimedios

Ranking bookmakers sites
Free Themes | bigtheme.net